Los problemas de hígado son uno de los trastornos más comunes en la sociedad actual. De todos ellos, la esteatosis hepática o el hígado graso es un síndrome que afecta a poco menos de la mitad de la población mundial. Por esa razón, es muy importante conocer en qué consiste esta enfermedad y cuáles son sus síntomas para así poder controlarla.

Si quieres saberlo todo sobre este trastorno hepático, ¡aquí obtendrás toda la información que necesitas! ¡Causas, síntomas, su tratamiento y mucho más!

¿Qué es la esteatosis hepática?

La esteatosis hepática, también conocida como hígado graso o síndrome metabólico en el hígado, consiste en una acumulación de triglicéridos en el hígado. Esto se debe a que nuestro hígado capta los ácidos grasos libres, que usan el órgano como depósito, haciendo que se ponga en riesgo nuestra salud.

esteatosis hepatica alcoholica fisiopatologia

Se conoce como hígado graso porque, además de aumentar su tamaño, aparecen gotas de grasa alrededor de todo el tejido de este órgano. Su causa más común suele ser el exceso de alcohol, aunque un aumento de triglicéridos puede surgir por diversas razones, muchas veces en personas abstemias. Un hígado esteatósico es la enfermedad hepática más común actualmente, sobre todo por el aumento de los problemas de obesidad y diabetes. Afecta a un 30% de la población mundial.

La mayoría de los casos de esteatosis hepática no son muy graves y pueden revertirse con facilidad sin llegar a dañar al hígado. Hay que tener en cuenta que también puede aparecer junto a signos de cirrosis o convertirse en un carcinoma hepático. Es conveniente tratarla cuanto antes para evitar ciertos casos graves que acaban desarrollando una insuficiencia hepática aguda o en una inflamación del hígado.

Causas de un hígado esteatósico

Aunque la causa más común de un hígado graso suele ser el alcoholismo, hay otros muchos factores que pueden perjudicar a este órgano y hacer que aumente el nivel de triglicéridos.

loes hepaticas higado

Las causas más comunes suelen ser las siguientes:

Diabetes mellitus

A la mitad de los pacientes con diabetes tipo II les suele surgir este problema en el hígado.

Obesidad

Otra de las causas más comunes por las que surge la esteatosis hepática. Puede llegar a afectar a más de 60% de la población mundial con sobrepeso. Una dieta rica en calorías no es conveniente para nuestros órganos, especialmente para nuestro hígado.

hepatomegalia causas alcohol

Resistencia a la insulina

Si nuestro sistema metabólico tiene cierta resistencia a la insulina, un aumento de ácidos grasos libres hará que se acumulen en nuestras vísceras, como el hígado y en los músculos.

Diverticulosis

Esta enfermedad surge por la presencia de divertículos o bolsas en el intestino, lo que puede provocar a su vez un aumento de la grasa presente en el hígado.

Antecedentes familiares

Esta enfermedad tiene cierto componente genético por lo que, si algún pariente cercano ha pasado por ella, es probable que aumenten tus posibilidades de tener el hígado graso en algún momento.

Hepatitis C crónica

En este caso la esteatosis hepática se convierte en un síntoma de la propia hepatitis, complicando nuestros problemas hepáticos.

Una mala dieta

La inanición o la falta de proteínas y calorías también causa problemas en el hígado, lo que puede provocar que aumente el nivel de triglicéridos.

comida no beneficiosa para el higado

Ciertos fármacos

Algunos medicamentos aumentan los ácidos grasos libres, que se acaban depositando en el hígado. Los corticosteroides y las tetraciclinas por vía intravenosa, entre otros fármacos, suelen producir este problema en el órgano.

Ciertos agentes tóxicos

Si nos hemos expuesto a ciertos agentes tóxicos, como el tetracloruro de carbono usado como líquido refrigerante, es probable que nuestro hígado se vea dañado.

Síndrome de la apnea del sueño

Aunque no es común, este trastorno del sueño puede acabar afectando al nivel de ácidos grasos libres en el organismo.

Hipotiroidismo

Al aumentar los niveles de triglicéridos por el hipotiroidismo, es posible que nuestro hígado se acabe volviendo graso.

embarazo higado inflamado

Embarazo

Las causas de este problema se desconocen, pero recibe el nombre de esteatosis hepática aguda del embarazo.

Síntomas de una enfermedad hepática

En general, cada enfermedad hepática suele mostrar unos síntomas diferentes aunque, como afectan al mismo órgano, suelen parecerse. Los síntomas de la esteatosis hepática son poco específicos, pero suelen ser los siguientes:

  • Molestia abdominal poco intensa
  • Dolor en la boca del estómago
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Problemas de sueño y fatiga
  • Debilidad general
  • Hinchazón de la zona abdominal
  • Confusión

Aun así, prácticamente un 30% de los pacientes no muestra síntomas y el hígado graso acaba siendo diagnosticado tras un análisis casual o por un aumento del hígado que acaba hinchando la zona abdominal.

debilidad de una chica por problemas higado

También hay que tener en cuenta los siguientes síntomas si el problema de hígado viene producido por el alcoholismo:

  • Rojez de la cara y los ojos
  • Temblores
  • Intoxicación etílica
  • Aumento de las glándulas parotídeas
  • Hernia
  • Dilatación de los vasos sanguíneos en la nariz y pómulos

Cómo diagnosticar el hígado graso

En general, es conveniente hacer las pruebas necesarias si el paciente presenta un elevado consumo de alcohol o de obesidad. El primer paso es hacer un análisis de sangre y estudiar el resultado; un aumento de la bilirrubina y las transaminasas son la primera señal de un hígado dañado.

esteatosis hepática difusa

Para comprobar si el trastorno hepático está relacionado con el hígado graso, el médico suele hacer otras pruebas como una ecografía abdominal o un TAC. Estas pruebas buscan definir si hay o no un aumento de la grasa hepática. Aun así, la prueba más fiable para ver el estado de nuestro hígado y saber la causa de la esteatosis es la biopsia hepática, ya que se toma una muestra de tejido hepático para estudiarla en el laboratorio.

Tratamiento para la esteatosis hepática

Aunque el tratamiento suele ser similar, el primer paso es que resuelva la causa del problema. No es lo mismo una esteatosis hepática producida por diabetes que por un elevado nivel de alcohol en sangre. Normalmente, el primer paso suele ser abandonar por completo el alcohol y el consumo de ciertos medicamentos.

A continuación, en este vídeo puede ver excelentes remedios caseros:

En general suele recomendarse una dieta sana que baje los niveles de grasa en el hígado combinada con ciertos ejercicios de diferente intensidad aunque, si el médico lo considera necesario, se pueden mandar ciertos fármacos para tratar los síntomas pero no sobrecargar al hígado; sobre todo suelen mandarse si el órgano se encuentra inflamado. Actualmente suelen usarse medicamentos con metformina para disminuir los niveles de transaminasas.

dieta recomendada problemas higado

Tras este tratamiento, los resultados suelen ser positivos. Aun así, es conveniente tratarla a tiempo para que no acabe desencadenando una cirrosis o algún tipo de insuficiencia hepática.

Dieta para el hígado graso

En caso de sufrir algún problema de hígado lo más probable es que nuestro médico nos mande seguir una dieta especial. Aun así, en general es conveniente mejorar nuestro estilo de vida para evitar que aparezca esta enfermedad. El resultado de esta dieta es que, combinado con un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario, nuestro peso disminuya y nuestro hígado deje de acumular grasa de más.

Esta dieta se caracteriza por eliminar cualquier tipo de carbohidratos refinados, presentes en cereales, pasta, arroz y bollería. Además, también se aumentará la ingesta de fibra y de Omega 3. Por tanto, será una dieta rica en pescado, aunque se combinará con frutas y algunos tipos de frutos secos como las almendras. Las verduras cocidas y ciertos tipos de carne como el pollo o el pavo también son buenos en esta dieta.

higado graso se cura con dieta

Es conveniente evitar las grasas saturadas, ya que son difíciles de metabolizar para el organismo, así como los azúcares. Por tanto, hay que evitar siempre los fritos y ciertos alimentos horneados. Tampoco conviene ingerir demasiados lácteos, especialmente el queso. Además, debe de ser una dieta sin nada de alcohol.

Las verduras son muy buenas para esta dieta, especialmente la alcachofa. Esta verdura estimula al hígado, facilitando la digestión y la eliminación de grasa. También se recomienda el cardo mariano y el diente de león, ya que el primero protege el hígado y el segundo actúa como diurético y desintoxicante. Puedes consumirlos en forma de infusión.

Consejos para prevenir un hígado graso

Siempre es mejor prevenir que curar, por lo que seguir

ciertos consejos para evitar factores de riesgo es una buena forma de controlar el hígado graso. ¡Aquí te dejamos algunas recomendaciones que pueden serte de ayuda para controlar este trastorno!

Evitar el consumo de alcohol

Es muy importante seguir este paso si se tienen antecedentes familiares de problemas en el hígado.

no beber alcohol beneficios

Controlar nuestro peso

El sobrepeso, sobre todo si se acumula en la zona abdominal, puede perjudicar a nuestro hígado. Por esa razón, en caso de que se convierta en un factor de riesgo, es conveniente bajar de peso bajo la supervisión de un especialista. Una dieta variada, rica sobre todo en Omega 3, y un ejercicio regular son más que suficiente para controlar los problemas de hígado.

Controlar la diabetes

En caso de tener problemas de diabetes, es conveniente seguir todas las indicaciones de nuestro médico para evitar cualquier complicación que pueda dañar nuestro hígado. Hay que controlar el nivel de lípidos en sangre, así como el colesterol y los triglicéridos.

no automedicarse es mejor para la salud

No automedicarse

Ciertos medicamentos aumentan la grasa presente en nuestro hígado. Por esta razón es conveniente no automedicarse y seguir siempre las instrucciones de nuestro médico.

Si os gustó este artículo sobre esteatosis hepática, no os perdáis tampoco estos relacionados del blog:

Esteatosis hepática; Causas, síntomas, dieta y tratamiento
5 (100%) 1 vote

Dejar respuesta