cómo ser más paciente

Seguro que habrás oído alguna vez la afirmación que dice: ‘La paciencia es una virtud’. Y es que, aunque lo normal sería que una persona lo dominara, lo cierto es que a más de uno le gustaría y le vendría muy bien ser más paciente. ¿Te pasa esto a ti también?

Hoy en día vivimos en el mundo de la inmediatez. Queremos tenerlo todo a la voz de YA, y no somos capaces de esperar ni si quiera unos minutos para conseguir eso que ansiamos. Con la cantidad de posibilidades que hay para tener las cosas al instante, no todo está bajo nuestro control.

La paciencia es una habilidad muy importante en diferentes aspectos de la vida. Desde las relaciones, el aprendizaje, en el ámbito laboral, y sobre todo en la resolución de problemas o a la hora de conseguir nuestras metas. Si crees que te falta, no dudes en ponerte a trabajar para ser más paciente, a través de estos consejos que destacan los profesionales.

✅ ¿Qué es la paciencia?

Como ya hemos avanzado, la paciencia es una cualidad que tiene cualquier persona para mantener la calma ante situaciones complicadas o ante un desafío. Saber esperar y tolerar la incertidumbre en estos casos en los que se podría perder la calma es toda una virtud. En lugar de reaccionar de forma impulsiva, tener paciencia te ayuda a enfrentarte a múltiples situaciones.

Por ejemplo, cuando hay algo que se retrasa, si alguien llega tarde, si estás ante una situación nada confortable que quieres que pase pronto, o cuando deseas conseguir algo que anhelas mucho y por lo que estás luchando. Las cosas no vienen tan rápido como nos gustaría, por lo que hay que ser paciente antes de obtener el resultado.

la paciencia significado

Ser una persona paciente es saber controlarse en estos momentos. En muchas ocasiones, el hecho de ser más paciente implica tener más empatía hacia los demás, y entender que las cosas toman su tiempo. Por supuesto, va acompañado de la perseverancia, cuando se quiere conseguir algo que implica un proceso, a veces largo y lleno de obstáculos.

Por naturaleza, el ser humano es impaciente y debe desarrollar esta capacidad. Las personas pacientes que consiguen dominarlo obtienen múltiples ventajas, ya que tienen una mayor capacidad en la toma de decisiones, y son capaces de aprender a no pensar y disfrutar de la vida sin exceso de complicaciones.

¿Por qué somos impacientes?

Ser paciente se relaciona con la impulsividad, con no perder la calma ante molestias, adversidades o ausencias. Sin embargo, lo normal sería todo lo contrario: no saber cómo afrontar lo que está por venir.

Desde que somos pequeños nos acostumbramos a vivir en la inmediatez. Un bebé que tiene hambre, llora, y esto tiene como resultado que alguien le dé automáticamente de comer. Lo mismo ocurre a lo largo de la infancia y la adolescencia, todo se nos da casi al instante.

como trabajar la paciencia

Hoy día vivimos en un mundo en el que las nuevas tecnologías y el acceso rápido a la información nos da todo al momento. Pero esto ha existido incluso hace siglos, porque de manera natural tendemos a buscar lo que nos produce satisfacción rápidamente, y sin embargo, la tendencia a pensar en lo que podemos obtener en el futuro es menor.

Esto se traduce a que hay mucha más gente que es impaciente que la que sabe ser paciente. Nos pasa a todos. Por suerte, existen múltiples herramientas que nos enseñan como mejorar la paciencia, y esto trae muy buenos resultados que precisamente marcan la diferencia y nos posicionan sobre la mayoría.

✅ Importancia de ser paciente

Para muchos, paciente significa perseverante, fuerte, más resistente a la frustración. Ser paciente te permite sufrir menos en esos momentos en los que la espera es inevitable, y ayuda a no tomar decisiones precipitadas que puedan salir mal.

Una de las mejores ventajas de ser más paciente es poder disfrutar de un mejor bienestar y control de las emociones. Los sentimientos de ira, de frustración, y en definitiva, el riesgo de sufrir ansiedad o depresión es menor en este tipo de personas.

cómo ser más paciente

El tener paciencia está muy valorado no solo a nivel personal, si no también profesional. Aquellos que son impacientes no pueden trabajar en equipo correctamente, sufren de mayor estrés, y no saben cómo actuar en situaciones en las que hay que mantener la calma.

En cambio, tener paciencia te dota de unos beneficios extra en tu día a día. Pensar con calma, saber esperar y detenerse a analizar las cosas, trae consigo unos resultados más positivos en el objetivo final que se espera. Es bueno ser pacientes con la familia, la pareja, los amigos, en los estudios, el trabajo, la salud, y también en el crecimiento personal.

✅ Consejos para ser más paciente

Seguro que a ti también te apetece mucho aprender a cultivar la paciencia. Por tu propio bien, dejar a un lado la impaciencia te trae un mayor descanso mental y te ayuda a disfrutar más de la vida en general.

Vamos a ver cuáles son los mejores consejos para aprender a ser más paciente de una manera sencilla pero efectiva. Ponlos en práctica, y verás que poco a poco lo consigues.

Relativizar

Una vez que sabes que es la paciencia, el primera paso para dominarla es aprender a relativizar la importancia de aquellas cosas que te hacen perder la calma. ¿Cómo de grave te resulta tener que esperar a que pase? Quizás no sea tanto como parece, y no pasa nada por darle un poco de tiempo hasta que se solucione. A las cosas hay que darles la importancia que tienen.

como tener paciencia

Tener coherencia

Sé coherente, no exageres las cosas. Ir por la vida con prisas no es bueno para nadie. En el caso de que quieras conseguir algo pronto, busca la manera de aligerar los tiempos. Pero si hay algo que no es urgente, o que no depende de ti, simplemente déjalo que siga su curso, respetando los tiempos hasta que tenga el desenlace que esperas.

Diferenciar el deseo de la necesidad

Se paciente ante las cosas que tengan que venir fijándote en si son una necesidad real o tan solo se trata de un deseo. Párate a reflexionar unos minutos, y te darás cuenta de que lo que crees que necesitas ahora, en realidad no es tan urgente. Tomarte las cosas con calma te servirá para tomar decisiones más precisas, acertadas y beneficiosas.

Asumir responsabilidades

Si te cuesta mucho esperar a que los demás hagan algo por ti, ¿por qué no lo haces tú? Sí, hay ocasiones en las que en lugar de delegar, puedes aligerar las cosas. Siempre que sea prudente hacerlo de esta manera, por supuesto. No se trata de pisar el trabajo de tus compañeros o de cubrir las responsabilidades de alguien de la familia.

como se escribe paciencia

Pensar antes de actuar

Un tip que nos ayuda a saber como trabajar la paciencia en adultos es pararse a pensar antes de actuar. Piensa en qué pasaría si no esperaras esos momentos de rigor. ¿Vas a mejorar o empeorar la situación? Si eres más reflexivo conseguirás aliviar mucho estrés, evitando pensar de más en las cosas que tienen que ocurrir en el futuro, y que tú no puedes controlar para que pasen justo en este instante.

No ser exigente con uno mismo

Aunque esperamos mucho de los demás, el principal problema que nos impide ser más paciente es con uno mismo. Sí, somos nuestro peor enemigo. La sociedad nos dice que tenemos que llegar a todo, y que debemos dar el 100% de nuestro esfuerzo; a veces incluso más. Pero tú mismo sabes dónde están tus límites; no necesita llegar a rozarlos siempre. Sé benévolo contigo mismo, y verás como sin exigirte demasiado lograrás más objetivos.

Ponerse metas sensatas

Aprender a aceptar las cosas que no puedo cambiar empieza por establecer expectativas realistas. Reconoce que cada evento tiene su tiempo, que las otras personas tienen responsabilidad, y no siempre estará para ti en el momento exacto. A partir de eso, ponte tus propias metas, y trabaja sobre ti mismo. No intentes hacer más de lo que puedes, porque es humanamente imposible llegar a todo.

inacción significado

Practicar la respiración consciente

Cuando preguntas a los especialistas cómo cultivar la paciencia, muchos coinciden en la práctica de un ejercicio que viene genial: la respiración consciente. Si tienes muchas cosas en la cabeza que no te dejan pensar, tómate unos minutos de relajación para dejar la mente en blanco. Céntrate en tu respiración, controlando conscientemente los músculos que intervienen en ella. Date unos minutos, y cuando termines, las ideas volverán a tu cabeza más ordenadas y sin tantos sofocos.

Inspirarse en un modelo de paciencia

¿Conoces a una persona paciente a la que te gustaría parecerte? Seguro que sí. No abundan hoy en día, pero si te fijas bien, con total seguridad tienes a alguien a tu lado que relativiza muy bien las cosas. Fíjate en su comportamiento, imita su manera de hacer las cosas. Y si tienes la oportunidad, pídele consejo. Seguro que te ayudará muchísimo tenerla como figura para tratar la impaciencia.

Vivir el presente

Y por último, pero no menos importante, lo mejor para aprender a ser más paciente es procurar vivir el presente. Así de sencillo. Vivir en el pasado o pensar frecuentemente en el futuro es un gran lastre que no te deja disfrutar del ahora. Pero la vida se vive en el presente, y es aquí donde tienes que estar. Preocúpate de lo que tienes que hacer hoy mismo, y poco a poco irá viniendo lo demás. Es complicado, pero ya sabes que la paciencia es una virtud, y no todo el mundo tiene la suerte de poseerla.

frustrantes significado

✅ Otros tips para mejorar cada día

Ahora que ya sabes cómo tener más paciencia con los demás, ha llegado el momento de seguir cuidando tu salud mental. No te pierdas estos otros consejos sobre psicología que encontrarás en nuestro blog Cuídate con Salud, y date esos momentos de autocuidado que tan bien te sientan:

¿Y tú, has empezado ya a trabajar para ser más paciente? Seguro que notarás los resultados desde el primer momento. Busca ayuda profesional para aprender a controlar la impaciencia y evita las situaciones límite que te impiden seguir avanzando.

10 consejos para ser más paciente
5 (100%) 1 vote
 

Este blog utiliza enlaces de afiliación de Amazon y de otras plataformas. Cada vez que compras algo a través de ellos, estás apoyando mi trabajo con un porcentaje.

Dejar respuesta