consejos boca sana y limpia

El cuidado de la boca influye de manera directa sobre la salud general de nuestro cuerpo. Una boca sana y limpia ayuda a prevenir un gran número de enfermedades infecciosas, ocupando tan solo unos minutos al día dentro de la rutina de higiene bucal habitual.

¿Tú también cuidas tu boca como es debido? ¿Crees que podrías hacer mucho más para cuidar la salud de tus dientes y encías? A pesar de que hoy en día existe mucha información sobre la higiene bucodental, la gran mayoría de la población a nivel mundial no la aplica de forma correcta en su día a día.

Descubre por qué es tan importante mantener la boca sana por dentro. Sigue estos trucos que te proponemos para lograr una limpieza bucodental completa, manteniendo tu salud y tu aspecto físico más agradable.

🦷 Importancia de la higiene bucodental

La boca es la principal puerta de entrada a nuestro organismo de múltiples virus, bacterias y gérmenes de todo tipo. A nivel estético, la falta de limpieza bucodental puede ocasionar muchos problemas en la boca que incomodan a quienes los padecen. Pero con el paso del tiempo, estos se pueden traducir en problemas de salud mucho más graves.

cuidados de la boca

La falta de higiene en la boca tiene diferentes consecuencias. A corto plazo se asocia a la formación de sarro en los dientes, mal aliento, sequedad bucal, e irritación de las encías con sangrado durante el cepillado.

Poco a poco, estos síntomas leves van empeorando, provocando enfermedades periodontales como la gingivitis o infección de las encías, y más adelante, periodontitis, o infección de los tejidos que sujetan las piezas dentales.

problemas frecuentes de la boca

Las manchas en los dientes, la caries, la pérdida de dientes, e infecciones más graves que pueden pasar al torrente sanguíneo afectando a otros órganos internos, son complicaciones bastante comunes. Por estos y otros muchos motivos es necesario dedicar unos minutos al día a tener una boca sana, limitando la entrada y la propagación de bacterias.

😬 Cómo tener una boca sana y limpia cada día

La clave para lucir una sonrisa más bonita, con dientes blancos, encías rosadas, buen aliento y una salud de hierro es hacer una correcta limpieza diaria.

No es suficiente con limpiar los dientes de vez en cuando para tener una boca sana toda la vida. Los expertos en odontología y salud bucodental recomiendan seguir unas pautas para reducir al máximo el riesgo de caries, enfermedades periodontales, y otras patologías asociadas con una higiene bucodental deficiente.

Cepíllate los dientes después de cada comida

Los restos de comida que se acumulan en dientes y encías son utilizados por las bacterias de la boca para la formación de placa dental. Por este motivo es tan importante cepillar los dientes después de cada comida, eliminando así toda la suciedad.

cuidar la boca en tiempos de covid

El cepillado debe hacerse como mínimo 3 veces al día, prestando especial atención por la mañana a primera hora y antes de ir a la cama. Este debe hacerse de la manera más adecuada, cubriendo toda la superficie de dientes y encías con movimientos circulares, y sin ejercer demasiada presión para no dañar el esmalte.

Usa pasta de dientes con flúor

El flúor es un compuesto que además de limitar el crecimiento de bacterias bucales, protege el esmalte de los dientes. Este se encuentra en la mayoría de dentífricos, incluso en pastas de dientes infantiles.

Escoge una pasta de dientes con una cantidad de flúor adecuada para lograr el efecto deseado durante el cepillado. Basta con poner una pequeña cantidad de esta, enjuagando después los restos para eliminar la suciedad desprendida durante el cepillado.

Complementa la higiene dental

Con el cepillado logramos cubrir la limpieza de una gran parte de la superficie dental. Sin embargo, el cepillo de dientes no consigue entrar en zonas de difícil acceso como los espacios que quedan entre los dientes. Para lograr una limpieza más completa existen otras herramientas muy prácticas: los cepillos interproximales y la seda dental.

como usar la seda dental

Gracias al cepillo interdental eliminamos los restos de alimentos que se quedan entre los dientes. Cuando el espacio entre estos es muy estrecho y no podemos acceder ni si quiera con los cepillos interdentales más finos, la seda dental es la mejor opción. Tanto una como otro deben usarse a diario, complementando el cepillado después de cada comida.

Limpiar lengua y mejillas

Otras grandes olvidadas durante la higiene bucodental son la lengua y las mejillas. Sobre la superficie de ambas encontramos una gran cantidad de microorganismos, que en condiciones adecuadas se desarrollan y provocan mal aliento e infecciones.

Para eliminar estas bacterias, existe un accesorio especial: el raspador de lengua. Basta con pasarlo en el interior de las mejillas y limpiar la lengua al terminar el cepillado por la mañana, para disfrutar de un aliento fresco todo el día.

Usa enjuague bucal

Ya tenemos limpias todas las zonas de la boca, aunque puede que algún microorganismo se nos haya escapado. Para rematar la limpieza y disfrutar de una boca más saludable y 100% limpia, no te olvides de usar el enjuague bucal.

limpieza bucal completa

Existen muchos tipos de colutorios aptos para las necesidades de cada persona. Desde enjuagues infantiles más suaves, colutorios de uso diario, hasta enjuagues especiales para prevenir o tratar enfermedades en las encías. Consulta a tu dentista para saber cuál es el que más te conviene, y no te olvides de usarlo después del cepillado para limpiar la boca por completo.

Cepíllate con bicarbonato

Hoy en día existen muchos tratamientos para conseguir unos dientes más blancos. Sin embargo, la gran mayoría de estos pueden tener efectos adversos en la salud de tus dientes. En lugar de recurrir a blanqueadores químicos, simplemente añade un poco de bicarbonato a tu cepillo de dientes durante el cepillado.

Este sencillo gesto se puede repetir una vez por semana o cada dos semanas como máximo. Además de blanquear, actúa contra los gérmenes, como un potente antibacteriano y fungicida totalmente natural. Descubre los mejores remedios caseros para el dolor de muelas y dientes.

Cambia el cepillo de dientes

Con el uso diario, el cepillo de dientes se va desgastando y va acumulando suciedad sin que nos demos cuenta. Ten en cuenta que el cepillo se suele almacenar expuesto a la suciedad ambiental, en contacto constante con las bacterias de la boca, y además con un exceso de humedad que promueve el crecimiento de microorganismos.

cada cuanto cambiar el cepillo de dientes

Este es el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de virus, bacterias y hongos. ¡Y nos lo metemos directamente en la boca! Por ello es imprescindible cambiarlo por uno nuevo en el plazo máximo de 3 meses, y sobre todo evitar que esté expuesto a la suciedad del baño.

Cuida tu alimentación

Una dieta sana es la base para mantener la boca sana. Incluye en tu menú diario aquellos alimentos que aporten los nutrientes que tus dientes y encías necesitan para estar saludables y fuertes.

Evita al mismo tiempo alimentos que provocan daños directamente en tus dientes. Aquellas comidas con mucho azúcar, alimentos ácidos que dañan el esmalte dental, y los que pueden provocar manchas y coloraciones oscuras.

Evita malos hábitos

Las encías son una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo. Estas se pueden irritar fácilmente cuando no llevamos una vida saludable. El consumo de algunas sustancias nocivas como el tabaco y el alcohol aumenta el riesgo de sufrir gingivitis, derivando en una periodontitis grave.

consejos boca sana y limpia

Del mismo modo, las bebidas carbonatas, refrescos con azúcares, tomar frutas muy ácidas, el bruxismo, la costumbre de morder objetos duros con los dientes, y otras manías, desgastan los dientes y aumentan la probabilidad de sufrir caries y múltiples problemas de salud bucodental.

Descubre los mejores consejos para evitar los dientes manchados.

Acude al dentista

Por último queremos destacar la importancia de visitar al dentista cada 6 meses para asegurar una boca sana. Por mucho que la cuidemos en casa, es imposible que nos demos cuenta de algunos síntomas habituales, los cuáles son fácilmente detectables por un profesional en odontología.

Detectar un problema de salud a tiempo es tan sencillo como hacer revisiones periódicas, aplicando la medida más adecuada para solucionarlo lo antes posible. El dentista además puede ayudarte a resolver tus dudas, indicándote si estás haciendo bien tu rutina de higiene bucodental diaria, y cómo podrías seguir mejorando la salud de tu boca.

Ahora que ya sabes cómo mantener una boca sana y limpia, pon en práctica todos estos hábitos saludables que apenas te llevarán unos minutos diarios, obteniendo a cambio múltiples beneficios.

✅ Fuentes

Cómo tener una boca sana y limpia; ¡10 trucos!
5 (100%) 1 vote

Dejar respuesta